martes, 4 de enero de 2011

Cocaína, un caramelo que te arruina la vida poco a poco

  •  En el consumo de cocaína, existen diferentes contingencias que alteran los posibles efectos que esta produce en los individuos que la consumen. Las diferentes formas que generan diferentes consecuencias en los consumidores, radican en el modo de usar la droga, en la cantidad de sustancia que se consuma, en la recepción que tenga el consumidor, y, sobre todo, en la calidad de la sustancia, lo cual está vinculado directamente con la sustancia con la que haya sido mezclada.

    Al ser consumida, la cocaína genera efectos inmediatos en el consumidor. Se destacan la euforia que genera, excitación, y confianza. Promueve la falta de apetito y el sueño y mucha energía. Al desaparecer estos efectos primarios, surge otra etapa en el proceso de la cocaína, generando otros estados, que están ligados a las particularidades antes mencionadas, como son la cantidad que se haya consumido, la calidad de la sustancia y la frecuencia con que se haga.

    El estado habitual entre quienes consumen cocaína con regularidad, es la de un descenso en el estado de ánimo, acentuado por una fuerte depresión. Estas instancias, son las que van generando la necesidad de volver a consumir, generalmente por el simple hecho de evitar esa sensación.

    Efectos posteriores de la cocaína


    La dependencia que genera la cocaína y el abuso en su consumo, es estrictamente psicológica, no presentando dependencia física, como ocurre, por ejemplo, con la heroína. Igualmente, la adicción psicológica que genera es muy fuerte y difícil de soportar.
    Los problemas físicos que puede generar la adicción a la cocaína son problemas al corazón y respiratorios. A su vez, puede alterar los nervios y trastornos sexuales.
    En relación al los posibles problemas psíquicos, lo que se genera es depresión, insomnio, apatía e irritabilidad, así como ansiedad, trastornos de humor y paranoia. Las relaciones sociales también se ven afectadas mediante el abuso de la cocaína, generando dificultad en el mantenimiento de las relaciones y en los lazos laborales que se pueden generar.

podcast Sepamos y opinemos un poco mas... - Líderes Poderato.com/martinluther1




podcast Sepamos y opinemos un poco mas... - Líderes Poderato.com/martinluther1

viernes, 24 de diciembre de 2010

     VÍNCULOS DE APEGO EN NIÑOS INSTITUCIONALIZADOS

A continuación hablaremos del contenido de las dos entrevistas realizadas por la profesora Sonia Mariscal a dos educadores de centros de protección de menores de primera infancia de la comunidad de Madrid.
Nos cuentan que en estos centros se acogen niños de edades comprendidas entre los cero a tres años. Que estos niños se encuentran en régimen de acogida por diversos motivos, o bien son niños desamparados, que los padres no pueden hacerse cargo o hay un maltrato, o por otro lado los padres tienen la necesidad de trabajar y le es imposible hacerse cargo de los hijos, por lo que deben acudir a estos centros hasta poder encontrar una solución al problema.
El objetivo de estos centros es que el menor este el menor tiempo posible en el centro, es decir, que el problema que trajo al centro sea lo antes posible solucionado, ya sea volviendo a sus hogares una vez resuelto el problema o que se encuentre una familia de acogida.
Un punto muy importante es el de la necesidad que tienen estos niños en crear un vínculo de apego, los encargados de crear y fomentar estos vínculos son los mismos educadores que ahí trabajan. Los educadores se encargan de realizar con ellos las tareas cotidianas, como comer, bañarse, jugar, etc., creando así ese apego tan importante para los niños.
Este vínculo es de transición, ya que es algo temporal hasta que se encuentre la solución a esos problemas y los niños puedan volver a su entorno familiar, o bien encuentren una familia de acogida. Por ello no sería adecuado fomentar una dependencia del niño hacia su cuidador, ya que esto sería un problema a la hora de establecer esos vínculos con su nueva familia o restablecer los vínculos con su familia a la hora de volver al entorno familiar.
Tanto Concepción Moraleda, como Oscar Olmedo, (los educadores) nos explican cómo se realiza la transición cuando llega el momento de la adopción en una nueva familia. Cuando llega este momento o como bien dicen, la solución, van preparando al niño y a la familia, para ir creando un vínculo afectivo y que haya una buena adaptación. Programan una serie de visitas, que van introduciendo a la nueva familia en los aspectos cotidianos del pequeño; como la hora de la merienda, el paseo, a que participen en los juegos y así poco a poco ir creando ese vínculo tan necesario y básico.
También nos explican cual es el período optimo de estancia en los centro, Oscar Olmedo considera que este tiempo sería entre el año, año y medio. A partir del año y medio el niño comienza a tener la necesidad de una familia, si se prolongara la estancia, esto podría provocar problemas en la conducta y una peor adaptación a la nueva familia.
Estos problemas de conducta se reflejan en:
-         Una dependencia exagerada hacia los cuidadores
-         Una búsqueda de mayor atención.
-         El tono muscular más rígido.
-         Movimientos repetitivos, estereotipados.
Estos comportamientos serían una señal de alarma para los cuidadores, la forma de actuar ante esta situación debe asegurar la figura del apoyo, deben extremar la atención individual, poniendo en manifiesto una educación más sensible.

jueves, 23 de diciembre de 2010

FELIZ NAVIDAD!!!

 Que todos los propositos para el año que entra, se hagan realidad!!!!!
Echemos la vista atrás en el año 2010 y valoremos únicamente lo positivo, solo lo positivo y quedará plasmado en el nuevo año.....

FELIZ AÑO NUEVO